¿Por qué sigo con miedo?

¿Por qué sigo con miedo?

La mayoría de la población que vivió el temblor del pasado 19 de septiembre aún siente temor y no concilia el sueño. Por ello, te damos una serie de recomendaciones y algunos lugares a los que puedes asistir si te encuentras en esta situación.

Especialistas de la Facultad de Psicología de la UNAM explicaron que después de un evento traumático, como los sismos ocurridos el pasado 7 y 19 de septiembre, las personas se sienten estresadas y temerosas después de que ya pasó el peligro.

Hay reacciones que pueden considerarse “normales” porque tienen la función de protegernos, como sentir miedo, pero existe un sector de la sociedad en el que el síndrome postraumático no desaparecerá rápidamente, por lo que deberán recibir atención profesional.

El síndrome de estrés postraumático presenta el siguiente conjunto de síntomas:

  • Insomnio.
  • Recuerdos desagradables y recurrentes del suceso.
  • Conductas y sentimientos como si el hecho estuviera ocurriendo de nuevo; en este caso, pensar que está temblando y querer huir.
  • Malestar ante un estímulo externo que simbolice el suceso, por ejemplo escuchar la alarma sísmica y entrar en pánico.

Algunas personas ya se encuentran en la etapa aguda, el síntoma más característico es la pérdida del interés en actividades que antes le interesaban, y los planes o esperanzas de futuro han cambiado de forma negativa.

No te sientas mal por pedir ayuda, al contrario, debes recobrar la confianza y seguir con tu vida habitual. Por ello, diferentes instituciones han ofrecido ayuda:

  • Línea de atención psicológica de la Segob Secretaría de Gobernación: 01 800 422 52 56
  • Línea de atención psicológica de la Faculta de Psicología de la UNAM: 4161 6041
  • Línea ciudadana del Gobierno de la CDMX: 5533 5533

Aunado a la ayuda psicológica, se recomienda:

  • “Ayunar” de noticias, ya que si bien es importante estar informado, en ciertos casos las evocaciones al temblor afectan emocionalmente e impiden una pronta recuperación.
  • Mantener las redes de apoyo social, estar cerca de amigos y familiares, “personas con las que nos sintamos apoyados, pues eso nos ayuda a mantenernos en un estado de serenidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *