Guía Freelance: Regímenes Fiscales

Guía Freelance: Regímenes Fiscales

Tus obligaciones fiscales dependen del régimen en el que te encuentres. No sufras de más y descubre si el régimen que escogiste verdaderamente te favorece.

El pago de impuestos es necesario para sostener los gastos públicos y mejorar nuestra economía. Todos aquellos que presten un servicio o proporcionen un producto deben pagar impuestos, la diferencia recae en el tipo de obligaciones que debemos cumplir. ¿Conoces todas tus opciones? o ¿simplemente no sabes cuál es el régimen que más te conviene? no desesperes, te llevamos de la mano con esta sencilla guía:

Antes de comenzar, debes distinguir qué servicios o actividades vas a desarrollar, acorde a la ley fiscal; puedes deducir de impuestos todo lo que se necesite para desempeñar tus actividades laborales.

Entre los regímenes fiscales para personas físicas se encuentran los siguientes:

 

Asalariados – Es el régimen de mayor demanda, en este se encuentran los contribuyentes que perciben salarios y prestaciones por su trabajo a disposición de un empleador. Incluye el reparto de utilidades y la indemnización por separación de su empleo.

 

 

Arrendamiento –  ¿Quieres transformarte en el mejor agente inmobiliario? Si el giro de tu trabajo es rentar bienes inmuebles como casas o departamentos, este es el régimen para ti. Aquí es posible hacer deducciones por mejoras de inmueble, pago de predial o gastos de mantenimiento, sólo es cuestión de declarar todos tus ingresos y deducir los gastos relacionados con tu tipo de actividad u operación.  

 

 

Actividad Empresarial – En este régimen se encuentran las personas físicas cuya labor se relaciona con actividades agrícolas, ganaderas, pesca, comerciales, industriales o autotransporte. Si buscas tener tu propio negocio y disfrutar de algunas ventajas como el retiro completo de utilidades o estar exento de gastos de constitución, encontraste el régimen correcto.

 

 

Servicios Profesionales – A diferencia de los asalariados, aquí se encuentran las personas físicas como arquitectos, contadores, médicos o ingenieros, entre otras profesiones que laboran de manera independiente. La ventaja está en la deducción de impuestos por gastos, inversiones o materiales necesarios para realizar tu trabajo que podrás presentar en la declaración anual.

 

 

Régimen de Incorporación Fiscal – Dirigido a personas físicas con un negocio propio y que realicen actividades o presten servicios sin requerir de un título profesional ni exceder un monto de facturación anual por 2 millones de pesos. Entre las grandes ventajas que ofrece, se encuentra la disminución del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), pues el primer año contaras con una reducción del 100%, es decir, estarás exento de este pago.

A partir del siguiente año, el porcentaje de reducción disminuirá en un 10%. En otras palabras, el segundo año estarás exento del 90% del pago, el tercero 80% y así sucesivamente hasta llegar al límite de 10 años tributando en este régimen fiscal.

 

 

Recuerda que uno de los servicios que BBVA Bancomer tiene para ti es el Pago de Impuestos, así que olvídate de las filas eternas y paga tus impuestos desde la comodidad de tu hogar u oficina.

 

PAGO DE IMPUESTOS

Deja un comentario