Unir esfuerzos para un hogar

Unir esfuerzos para un hogar

Sí como pareja ya decidieron comprar una casa pero aún no les alcanza, un crédito conyugal puede ser su mejor opción. Aquí te decimos los beneficios de esta alternativa y cómo solicitarlo.

Adquirir una vivienda no es una tarea fácil ya que quizás es una de las inversiones más grandes a la que se enfrenta una persona, pero en pareja puede resultar más sencillo, pues será más fácil cuantificar, planear y administrar los recursos.

Un plus es que si ambos cotizan para algún instituto de seguridad social (Infonavit o FOVISSSTE) tienen derecho a unificar el monto con que cuentan para vivienda.

Características Beneficios
Si uno de los cónyuges cotiza para el Infonavit y el otro para el Fovissste, es posible acceder al programa Infonavit-Fovissste, a través del cual se puede incrementar la capacidad de compra. Además, ya no tendrán que participar en los sorteos del Fovissste, pues la autorización del crédito es automática. Aplica para la adquisición de vivienda ya sea nueva o usada y para cualquier parte de México.
La institución otorga el 100% del crédito a las personas con acceso a un monto mayor, mientras que a la otra le concede el 75% de su préstamo. El cónyuge con la mayor capacidad de pago recibe el nombramiento de acreditado, y el de menor capacidad el de croacreditado. Los montos máximos de crédito de cada institución están determinados por sus correspondientes políticas y se sumarán al 100% de sus capacidades, equivalente a Salarios Mínimos Mensuales Generales Vigentes en el Distrito Federal (SMMGVDF).
Los solicitantes deben estar casados ante la ley y contar por lo menos con 116 puntos Infonavit.

En el caso de ser derechohabiente del Fovissste, debes haber cotizado por lo menos 18 meses o más y no haber recibido un crédito con anterioridad o no estar el algún otro trámite similar.

La garantía hipotecaria será en primer lugar para el Infonavit y Fovissste —en proporción de los montos que otorguen—, con obligación solidaria del cónyuge.

¿Qué sigue?

  1. Registrar la solicitud de crédito  – Cada cónyuge ante su respectiva instancia y contar con la carta autorización.
  2. Elegir la vivienda
  3. Hacer el expediente
  4. Formalizar el crédito
  5. Firmar las escrituras

Dado que los créditos conyugales son inversiones a largo plazo, los matrimonios deben analizar detenidamente esta alternativa y evaluar tanto su estabilidad laboral como de pareja, por lo cual es importante que platiquen acerca de sus metas a corto, mediano y largo plazo, planifiquen los gastos del hogar y la familia, entre otros factores.

Recuerda contemplar en tus gastos el avalúo de tu vivienda así como el costo de escrituración, por lo que se recomienda tener disponible para cubrir estos costos entre un 6 y 12% del valor del inmueble. Para ello puedes contar con un préstamo personal de BBVA Bancomer.

ESTRENAR CASA

Deja un comentario