Que tus emociones no te dejen sin dinero

Que tus emociones no te dejen sin dinero

Comprar por una necesidad es distinto a satisfacer una emoción. Échale un vistazo a este nota y cuida tus finanzas.

¿Te acaban de pagar y ya planeaste la salida con amigos o lo que vas a comprar saliendo de la oficina? Si la respuesta es sí, te tenemos una noticia, tus emociones son las responsables de que a mitad de quincena sufras porque te has quedado sin dinero.

Aunque quieras justificar de manera “lógica” tu nuevo guardarropa, lo cierto es que son las emociones las que eligen todo lo que compras. Por eso, debemos aprender a neutralizar esas sensaciones para poder cuidar nuestro dinero y no gastar de más.

A continuación, te enlistamos algunas de ellas y cómo hacerles frente:

Tristeza: Es frecuente escuchar que alguien se va de compras para sentirse mejor; hacer esto de vez en cuando no es malo, sin embargo, no podemos correr al primer centro comercial cada vez que nos peleamos con nuestra pareja. Recuerda, las cuentas inevitablemente llegan, mejor realiza otra actividad como terapia ante situaciones que bajen tu estado de ánimo.

Felicidad: Ese nuevo ascenso en definitiva merece ser celebrado, pero no puedes ir por la vida invitando tragos a desconocidos. Mantener el equilibrio es la clave, aunque todo parezca ir a nuestro favor.

Miedo: Estar bajo una situación inesperada puede hacer que tomemos decisiones precipitadas. Antes de ir al banco a pedir un crédito, pregúntate si podrás pagar las mensualidades.

Poder: Buscar impresionar a los demás por los artículos que compramos es un error que puede dañar a nuestra cartera, lleva un estilo de vida que vaya de acuerdo a lo que ganas y no te endeudes por algo que no necesitas.

Pertenencia: Este va de la mano con el poder y es que sentirse parte de un grupo selecto es uno de los principales motores de compra. Valora si cambiar de celular cada año es realmente necesario y gasta solo en lo importante.

Comprendiendo todo lo anterior, podemos decir que cuando se trata de dinero, lo mejor es mantener la cabeza fría.

No permitas que tus impulsos te dominen, piensa la mejor forma de manejar tu dinero, inscríbete a uno de nuestros talleres de Educación Financiera y toma mejores decisiones.

FINANZAS SANAS

Deja un comentario