Seguros: ¿Gasto o inversión?

Seguros: ¿Gasto o inversión?

¿Consideras que un seguro es un gasto innecesario? En realidad es una inversión que puedes programar desde ahora para evitar un desembolso mayor en el futuro ante algún evento desfavorable. Date la oportunidad de vivir tranquilo y conoce a grandes rasgos sus beneficios.

El beneficio fundamental de los seguros es proporcionar protección personal y patrimonial, lo cual brinda tranquilidad para tu familia en caso de que fallezcas, enfermes o tengas un accidente en casa o en el trabajo.

Por ejemplo, en caso de una enfermedad, si no cuentas con un seguro, esto podría desequilibrar tu estabilidad económica, por los gastos que implica el pago de consultas, la compra de medicamentos, estudios de laboratorio, entre otros, o hasta hospitalización.

Aquí te presentamos los dos mitos más comunes detectados por la CNSF

  1. No lo voy a necesitar – Desafortunadamente todos los días estamos expuestos a una infinidad de riesgos y ser precavido no basta, pues hay factores que no dependen de uno mismo, como un desastre natural o una enfermedad.

Lo mejor es contratar un seguro que responda ante estas eventualidades. Es mejor vivir protegido que enfrentarse al riesgo de necesitarlo y no tenerlo.

  1. Son muy caros –  Existen seguros para todo tipo de bolsillos, cuyo costo dependerá de factores como: la suma asegurada, el sexo y la edad (en los casos de salud o fallecimiento), o las coberturas adicionales que contrates.

Recuerda que se trata de realizar un gasto menor en el presente para evitar uno mayor en el futuro. Una buena opción son los seguros básicos estandarizados, diseñados para protegerte de los riesgos más comunes (vida, salud, responsabilidad civil para automóvil, accidentes personales y gastos médicos).

Ante esto, la AMIS proporciona tres consejos básicos para contratar un seguro:

  1. Evalúa cuidadosamente los riesgos a los que estarías sujeto, con ello puedes contar con una protección adecuada.
  2. Conoce todos los costos del seguro: prima, deducibles, coaseguros y comisiones. No olvides considerar el efecto que tienen diferentes niveles de deducibles y coaseguros sobre éste.
  3. Lee con cuidado las condiciones generales de la póliza del seguro que desees contratar, en especial la cobertura que ofrece, así como los requisitos y condiciones para hacerlo efectivo en caso de siniestro.

Date la oportunidad de vivir protegido ante cualquier eventualidad, Seguros Bancomer tiene la póliza que se adapta a tu bolsillo y a tus necesidades.

VIDA TRANQUILA

Deja un comentario