¿Y tú qué haces para proteger tu casa?

¿Y tú qué haces para proteger tu casa?

Sabemos todo el trabajo y dedicación que pusiste para comprar tu propio depa o casa, ahora que alcanzaste esta meta no dejes que una situación fuera de tu alcance afecte tu vida. ¡Asegura tu patrimonio ahora!

 

A 30 años del terremoto que devastó el centro de la Ciudad de México y a unas semanas del paso del huracán Patricia, dos de cada tres viviendas en este país siguen sin contar con un póliza de seguro que las proteja contra catástrofes naturales o robos.

De las que sí cuentan con seguro, 4.8 % lo hace de manera voluntaria y el 95.2 % lo obtiene “de manera obligatoria a través de créditos hipotecarios que otorgan los bancos, pese a que éste cubre principalmente el financiamiento y no el inmueble ni los contenidos”, de acuerdo con la aseguradora Zurich.

Primero el auto, después la familia

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) reporta que esta falta de protección se debe a que en México la gente prefiere asegurar su auto antes que a su familia, toda vez que los seguros de vida, gastos médicos mayores y de casa habitación tienen mucho menor demanda.

Si bien los desastres naturales, incendios y hasta un robo no se pueden predecir, sí hay forma de prevenir lo catastrófico que pueden resultar.

Y para muestra un botón. De acuerdo con la Condusef, sale casi lo mismo pagar un seguro para casa que uno para auto.

Según su reporte, las casas de interés social pagan primas con promedio anual entre mil 500 y 2 mil pesos; las que tienen precios superiores a 500 mil pesos pagan entre 3 mil y 8 mil pesos anuales.

El seguro de un auto con valor promedio de 150 mil pesos cuesta entre 7 u 8 mil pesos, e incluso un auto como el Jetta, con gran demanda en el mercado y con altos índices de robo, puede llegar a costar hasta 15 mil pesos. Es decir, en algunos casos es más barato asegurar la casa que el auto.

 

Diferentes opciones

La Condusef resalta que no asegurar la casa es una mala decisión.

Las instituciones bancarias y de seguros ofrecen pólizas que cubren desde el contenido hasta gastos extraordinarios.

  • Seguro de contenidos (muebles, electrodomésticos, joyas, obras de arte).
  • Seguro contra robos (sólo en caso de que se realice con violencia).
  • Seguro contra desastres naturales (terremotos, erupciones volcánicas, huracanes, inundaciones. La póliza cubre la construcción y/o el contenido).
  • Seguro contra incendios (bienes dentro de la casa al momento del siniestro e instalaciones del edificio).

Algunos seguros incluyen el pago de la renta de otra vivienda mientras se repara la casa siniestrada.

Conoce los beneficios de proteger tu patrimonio aquí.

 

Deja un comentario