¿No te gusta la vida Godín? Trabaja bajo tus propias reglas

¿No te gusta la vida Godín? Trabaja bajo tus propias reglas

Si lo tuyo no es la vida Godín no te preocupes, hay excelentes opciones para que trabajes desde tu casa y bajo tus reglas, pero no te relajes ya que esta representa mayor responsabilidad y organización milimétrica.

 

¿Decidiste ser tu propio jefe y trabajar desde casa, pero no sabes cómo empezar? Nosotros te decimos cómo. Lo primero que tienes que considerar es que no se emprende en pijama y sin horarios. Ésa es una idea romántica que te alejará del estilo laboral a la Steve Jobs (que inició el emporio de Apple en el garaje de su casa) y te acercará peligrosamente a la estadística que: cuatro de cada 10 micro negocios nuevos mueren durante el primer año de vida.

Así que si quieres formar parte de esos 6 emprendedores que sobreviven con su negocio, y que de hecho representan el 95 % de las empresas del país y el 42 % del empleo total, la clave de oro que debes tomar en cuenta es organización, organización y organización.

Estar en casa no elimina la formalidad

Con esto no queremos decir que tengas que usar corbata o zapatillas en tu propia casa (a menos que te guste), y establezcas un horario de 7 am a 5 pm. Se trata más bien de que organices tu día en función del producto que vas a vender o el servicio que vas a dar.

Si tu clientela no precisa de horarios establecidos y tú trabajas mejor en ciertas horas del día, pues adelante. Pero es conveniente imponer una rutina.

Esto implica levantarte de la cama, arreglarte y contar con un espacio en casa que sea específicamente para hacer tu trabajo, de tal manera que puedas separar ambas cosas y concentrarte con el menor número de distractores posibles.

 
La mejor supervisión son las metas

Lo siguiente a considerar es que, al ser tu propio jefe, pierdas la brújula de cómo vas. La forma más sencilla para evitar que esto suceda es establecer metas diarias o semanales, que permitan evaluar tu desempeño y no alejarte de tu objetivo.

Profesionalidad ante todo

Ya tienes espacio, horario, metas; ahora a cumplir con los clientes. No por estar en casa te puedes relajar y esperar que los demás se relajen también. Si quedaste en una fecha, cúmplela. Si prometiste un producto con determinadas características, ocúpate en que no falte ninguna. Si ofreciste toda tu atención o todo tu talento para garantizar la satisfacción total del cliente, que así sea.

Portrait Of A Young Businesswoman

Mantente en contacto para recibir retroalimentación y, sobre todo, para conservar y ganar nuevos clientes.

 
No vivas al día

Esto es clave para el buen emprendedor. Todo negocio que inicia requiere un financiamiento, que bien puede ser un ahorro, una inversión o un préstamo, que te ayude a arrancar y a brincar con éxito la temporada de baja clientela o el retraso en los pagos.

De hecho, los resultados de la Encuesta Nacional de Micronegocios 2012 indica que 64 % de quienes inician un negocio lo hacen con ahorros personales o con un financiamiento de familiares o amigos. Si no estás en esta situación, no desesperes. Las instituciones bancarias como Bancomer cuentan con créditos para emprendedores no sólo para que inicies con el pie derecho, sino también para que te administres y manejes correctamente tu dinero.

 

Deja un comentario